miércoles, 19 de octubre de 2011


No dejes que me vaya,
porque al alejarme pierdo el camino del retorno.

No permitas que mi piel se marchite en este frío agosto,
vos podes hacer que florezca en primavera.

No siembres angustias en mi tierra abierta por tu arado,
regála con lágrimas de amor.

No abandones el luchar por mí.,
porque sabiéndote escudero, no le temo al enemigo.

No ocultes tus manos, bajo los guantes del olvido,
emborrachálas con caricias.

No finjas una indiferencia que está lejos de serlo,
al escucharme ya seremos dos en mis secretos.

No olvides las primaveras que cumplí a tu lado,
ahora quiero saber que cumplir inviernos es posible.

No me mires en el espejo de la verdad.,
porque mi reflejo va a contarte los años pasados.

No hables a mis espaldas,
porque no puedo oírte y ya hace tiempo que oigo lo que quiero

Ya ves que sencillo es este modo de pedirte un transcurrir sereno.

Ahora, si aún puede la duda, ser más que la certeza.
podés meter en tu valija todos los recuerdos.

No te pido nada más.

Por única vez desnudé mi alma y ¿sabés?, el sol ya la abrigó.

Voy a sentarme frente a la ventana,
a mirar pasar la vida, no a la que pudo ser y no fue.
Es una nueva, que está esperando cambiar tu adiós en bienvenida.

ALICIA CORA FERNANDEZ

3 comentarios:

Saya dijo...

Qué bueno el azar de la noche, te encuentro y resuenas... "Es una nueva, que está esperando cambiar tu adiós en bienvenida..." Un saludo

Anónimo dijo...

Hermoso Alicia No tengo palabras Lia

Anónimo dijo...

Me encantó, y como conozco el lugar
me sentí allá.
Besos